Zona medioambiental azul en Aachen: Planificación

La ciudad de Aachen, situada a 10 km de la frontera con Holanda, está en una zona deprimida, lo que hace que los contaminantes se concentren rápidamente y permanezcan en el aire por más tiempo. Los contaminantes más relacionados con la circulación, como óxidos de nitrógeno y partículas finas, se intensifican en el centro de la ciudad.
Por este motivo se introdujo el 01.02.2016 una zona medioambiental verde que reduciría la formación de partículas finas. Además, la ciudad ha construido más aparcamientos (Park and Ride) en las estaciones, donde poder dejar el coche y llegar al centro en transporte público. También se implementó un billete diario de transporte dirigido a familias y grupos pequeños.
Sin embargo, dado que los niveles de óxidos de nitrógeno seguían sin disminuir tras la creación de la zona medioambiental, la agencia alemana para la protección del medio ambiente DUH demandó a la ciudad para que controlara sus niveles de NOx. Por ello, el 08.06.2018, el tribunal administrativo de Aachen determinó que se han de aplicar prohibiciones al diésel en la ciudad si los valores de calidad del aire no mejoran notablemente hasta el 01.01.2019. Por todo ello, cabe esperar que se establezca una nueva zona azul medioambiental, y que se produzcan restricciones al tráfico de vehículos diésel en algunos puntos.

Óxidos de nitrógeno en Aachen: Información disponible hasta junio de 2018

La oficina regional para la naturaleza, medio ambiente y protección del consumidor de Renania del Norte-Westfalia mide en Achen la calidad del aire en cuatro puntos distintos. En varios de estos puntos de medición se registran regularmente excesos de contaminación. Debido a que el centro de Aachen se encuentra en una zona deprimida, se producen pocas corrientes de aire. Por este motivo, no existe viento que desplace los contaminantes y esto resulta en una escasez de aire limpio. En la ciudad, por otro lado, se conoce este problema. El tribunal administrativo local entiende, no obstante, que muchas de las medidas adoptadas para la mejora de la calidad del aire solo aplazan el problema, por lo que, a partir de ahora, deben establecerse prohibiciones a los vehículos diésel.