En las ciudades mencionadas anteriormente, las prohibiciones de circulación sobre los vehículos diésel (zonas ambientales azules) ya han sido establecidas o anunciadas o son previsibles.