Fundamentos jurídicos y límites

La base para la prevención de los riesgos sanitarios derivados del dióxido de nitrógeno y de partículas en suspensión se encuentra en la directiva sobre calidad del aire ambiente 2008/50/CE. Ésta fue aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea en el 2008 y entró en vigor el 11 de junio de 2010, sustituyendo la anterior directiva marco sobre calidad del aire (96/62/CE del Consejo, del 27 de septiembre de 1996 sobre la evaluación y gestión de la calidad del aire ambiente).
La aplicación de la directiva al derecho nacional se llevó a cabo en Alemania mediante una adaptación de la Ley Federal de Control de Emisiones y un reglamento nuevo (39. BImSchV). Así entraron en vigor en 2010 dos valores para el NO2 en el aire ambiente:

  • El valor medio anual no debe superar 40 μg/m3
  • Los picos pueden superar 200 μg/m3 como máximo 18 veces al año

Teniendo en cuenta que las ciudades ya preveían en el 2008 que no alcanzarían estos valores, tuvieron la oportunidad de solicitar ante la Comisión Europea una prórroga de cinco años tras la entrada en vigor, es decir hasta máximo el año 2015.
Aunque la prórroga estaba reservada a aquellos casos en los que los municipios demostraran de forma lógica mediante un plan de acción del aire limpio, cómo podrían respetar los valores límites en el futuro.
Sin embargo, más de la mitad de las solicitudes presentadas ante la Comisión Europea fue rechazada, al no poder demostrar la institución encargada si podría respetar los límites con medidas adecuadas, ni de qué manera podría conseguirlo.
Aun así, la otra mitad de las ciudades/municipios que obtuvieron una prórroga, se ven ahora inmersos en las dificultades para mantener el aire limpio, ya que la prórroga de 5 años finalizó en diciembre de 2015.
En caso de que un Estado miembro no pueda demostrar que respeta los límites a partir del 2016, se enfrentará a un procedimiento por incumplimiento con multas aparejadas.