Zona medioambiental azul en Berlín - Planificación

A raíz de la decisión de la Conferencia Ministerial de Ministros de Medio Ambiente del 7 de abril de 2016 relativa a la introducción del Distintivo Azul en Alemania, los debates sobre la introducción de una zona medioambiental azul comenzarán sin lugar a dudas en cada una de las ciudades en las que los valores límite sean superados. Esto se verá reforzado por el litigio todavía pendiente de la asociación Deutsche Umwelthilfe (DUH) contra el Estado de Berlín. En 2016, DUH ya había presentado su demanda en el Tribunal Administrativo de Berlín por no haber iniciado medidas suficientes para cumplir con los límites de NOx contra la Administración del Senado para el Desarrollo Urbano y el Medio Ambiente. Esta demanda ha ido adquiriendo importancia desde julio de 2017, ya que el precedente de Stuttgart demuestra que el tribunal falló a favor de los ciudadanos e impuso prohibiciones de circulación de Diésel conforme a la ley alemana.
Por esta razón, grandes zonas del centro de Berlín pronto podrían no ser accesibles para buena parte de vehículos Diésel. Esto se aplicaría en particular a los distritos donde la calidad del aire es realmente mala, especialmente por los que circulan la Leipziger Straße, la autopista de la ciudad de Neukölln y Hardenbergplatz, cerca de la estación del zoológico. En éstos distritos las restricciones serían más estrictas en el caso de que se introduzca el Distintivo Azul. En cualquier caso, se puede suponer que una futura Zona Ambiental Azul no cubriría las mismas partes que la Zona medioambiental verde existente, sino que incluiría partes más pequeñas del centro de la ciudad.

Óxidos de nitrógeno en Berlín - información disponible a septiembre de 2017

El senador del medio ambiente y tráfico de Berlín, Regine Günther, ha pedido una acción rápida por parte de la industria automovilística y los políticos tras la cumbre de Diésel en agosto de 2017. Es crucial que actúen con rapidez y apliquen medidas concretas, pero la prohibición de circulación Diésel sigue siendo el último recurso para que Günther proteja la salud de las personas, como anunció en una entrevista a la prensa.
En los 16 puntos de medición de Berlín y en los 25 colectores más pequeños de las carreteras de larga distancia, se tiene constancia de la superación de los valores límite, el 39% de las cuales son causados por gases de los vehículos, pero también los aeropuertos, la navegación interior y la industria contribuyen a la contaminación atmosférica por óxidos de nitrógeno. Aunque en los últimos años se han tomado medidas interesantes y dignas de elogio, todavía no son suficientes para alcanzar los niveles de NOx legalmente requeridos. La capital ha introducido una zona medioambiental a gran escala y ha creado la mayor zona de taxis no-contaminantes en Alemania con la campaña "1000 Elektrotaxis für Berlin". El Senado pretende reaccionar a esta situación introduciendo nuevas zonas de velocidad 30 para mejorar aún más los niveles de calidad del aire, pero el Distintivo Azul también se está debatiendo en el contexto del Dieselgate.