Las administraciones municipales son las mayores emisoras de óxido de nitrógeno

Los autobuses de transporte público y los vehículos comerciales de la administración son los mayores emisores de óxidos de nitrógeno.
En ese sentido, las administraciones urbanas deben reequipar sus vehículos, en especial sus autobuses, con técnicas de reducción eficaces y sustituir cuanto antes los modelos antiguos por autobuses Euro 6. Sin embargo, al tratarse de gastos considerables, en la mayoría de los casos no se adoptan medidas suficientes, a pesar de la mala calidad del aire y del continuo rebasamiento de los límites determinados.

A raíz de esto, la organización medioambiental Deutsche Umwelthilfe y el Estado han demandado en los últimos años en varias ocasiones a los responsables del cumplimiento de los planes de acción de aire limpio, que pueden ser los municipios o los Estados federados encargados.
Hasta ahora todos los casos han sido admitidos a juicio y las correspondientes ciudades o autoridades encargadas de los Estados federados han sido instados judicialmente a introducir medidas para la contención del dióxido de nitrógeno. Esto se aprecia en especial en las sentencias sobre la calidad del aire en Mainz, Wiesbaden y Hannover.