Partículas en suspensión y dióxido de nitrógeno en las zonas medioambientales

Las actuales zonas medioambientales en Alemania regulan el acceso al tránsito por carreteras mediante la asignación de distintivos medioambientales/distintivos de partículas en suspensión. Con ello reducen el problema de las partículas en suspensión, pero no el de los óxidos de nitrógeno.
Por lo tanto se trata principalmente de la emisión de partículas de hollín procedentes de vehículos diésel y no de gases, como es el caso del dióxido de nitrógeno. Con ello, solo pueden transitar por las zonas medioambientales los vehículos que cumplen una clara norma de emisiones. La norma a la que corresponde un vehículo se puede comprobar a través del color del distintivo de partículas en suspensión (rojo, amarillo o verde).
En vehículos diésel, el rojo simboliza la norma de emisión Euro 2 para turismos y vehículos comerciales ligeros, así como Euro 2 para camiones y autobuses. Los distintivos amarillos para vehículos diésel corresponden a Euro 3 y los verdes a la norma Euro 4, lo que en turismos diésel implica que el año de fabricación no es anterior al 2006.
En cambio, los vehículos de gasolina reciben el distintivo verde si disponen de un catalizador, es decir, a partir de la norma Euro 2, lo que en general corresponde a un año de fabricación a partir de 1993.
Con esto queda claro que las actuales zonas medioambientales en Alemania no contemplan los óxidos de nitrógeno y que por ello tampoco existe una base legal para excluir de las zonas medioambientales los vehículos que ocasionan altas emisiones de dióxido de  nitrógeno.